La música nómada de Boris el kobzar. / by María Torres-Solanot

Boris, músico cosaco en el Maidan de Kiev, Ucrania. Foto: María Torres-Solanot ©

Boris, músico cosaco en el Maidan de Kiev, Ucrania. Foto: María Torres-Solanot ©

Cánticos y sonidos melancólicos llaman mi atención mientras cruzo el campamento del Maidan en Kiev. Un regalo para los oídos que proviene de un gran laud, un precioso instrumento de cuerda llamado bandura que toca Boris, un kobzar, un músico cosaco itinerante que continúa la tradición oral de cantor y contador historias. Los kobzar, que solían ser ciegos y nómadas por tradición, cantaban poemas épicos e himnos sagrados. Desaparecieron durante el mandato de Stalin y tras su muerte volvieron a resurgir. Boris me enseña un cuaderno con sus cantares en ucraniano y me escribe el nombre del instrumento en un papel: la kobza-bandura, tocada en Ucrania desde el año 500 aproximadamente. Su sonido me transporta a otra época y me hace olvidar que estoy en un campamento de guerra.